Formación Veterinaria »
  • Los perros también necesitan ser bañados y para ello necesitamos tener en cuenta el lugar dónde bañarlos, el champú, la temperatura, la bañera y algunos consejos que desde la Escuela de Veterinaria os damos.
  • Los accidentes más frecuentes en perros
 
Imagen Noticia

El baño del perro

 

En esta época en la que estamos volviendo de vacaciones, seguro que una de las tareas que muchos tenemos pendientes es la de bañar a nuestro perro, porque ha disfrutado mucho en el campo, la playa o en el jardín y, como consecuencia, está bastante sucia.

 

Debemos pensar que bañar a un perro no es simplemente meterlo en la bañera y echarle agua y jabón por encima. Este gesto, aparentemente tan simple, conlleva ciertos riesgos que debemos tener en cuenta para evitar accidentes.

 

Lo primero que debemos hacer es elegir el champú ideal para nuestro perro. El jabón o champú que utilizamos los humanos no es adecuado para bañar a los perros, porque el pH de su piel es diferente al nuestro. Por esa razón debemos seleccionar champús específicos para perros, dentro de los cuales tenemos una gama muy amplia según el tipo de pelo, la hidratación necesaria o incluso el color. Tu peluquero canino podrá aconsejarte sobre el mejor champú para tu perro y, si tiene problemas de piel, el veterinario será el más adecuado para recomendarte el tratamiento adecuado.

 

Además, debes pensar que la bañera o la ducha pueden ser resbaladizas, pero se pueden prever los resbalones utilizando alfombrillas de plástico con ventosas y cortándole las uñas al perro antes de bañarlo.

 

Controlar la temperatura del agua de baño y la ambiental puede prevenir que el animal tenga problemas de piel derivados de unas temperaturas extremas o que se enfríe. Por el mismo motivo, deberemos asegurarnos de que el animal queda bien seco, ayudándonos para ello de una toalla y del secador de pelo, especialmente si estamos en invierno o si el animal es propenso a padecer problemas cutáneos como dermatitis o alergias.

 

Algunas bañeras preparadas para el baño de los perros disponen de argollas para atarlos y evitar que se escapen, ya que a muchos no les gustan demasiado estas sesiones de higiene... Eso sí, es imprescindible que, si atamos al perro, jamás lo dejemos solo, ya que si saltara fuera de la bañera y no hubiera nadie vigilando, podría ahorcarse con su collar.

 

Teniendo en cuenta estas consideraciones, tu perro no correrá ningún riesgo durante el baño y lo más grave que podrá suceder es que… ¡tú acabes tan mojado con él!

 
Sobre el Autor: Carla Soler

Foto autor
Licenciada en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza. Veterinaria y profesora de la Escuela de Veterinaria de MasterD
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)