Cuidados Perros »
  • En este artículo os contamos los accidentes más frecuentes que pueden tener nuestros perros y cómo prevenirlos. Los peligros que tenemos que tener en cuenta se pueden encontrar en nuestra propia casa o fuera de ella, lo mejor es conocerlos para poder evitarlos.
  • Cómo trabajar en el sector veterinario
 
Imagen Noticia

¿Cómo prevenir los accidentes de nuestros perros?

 

Los perros son animales muy activos e inquietos y esto provoca que tengan cierta tendencia a sufrir accidentes. En su mayoría no son graves y no tienen consecuencias importantes, pero algunas veces pueden conllevar daños significativos o incluso la muerte del animal.

 

En este artículo vamos a describir los accidentes más frecuentes y, lo que es más importante, cómo prevenirlos, para lo que comenzaremos hablando de los peligros que acechan a los perros dentro de nuestra propia casa.

 

  • Intoxicaciones. Aunque no seamos conscientes de ello, en los hogares tenemos muchísimos productos que son potencialmente tóxicos para los animales, pero también para los niños, por lo que debemos guardarlos siempre en lugares poco accesibles.

Los principales productos tóxicos que hay en todas las viviendas son medicamentos, productos de limpieza como lejías y detergentes, algunas plantas ornamentales como la adelfa o el rododendro, ciertos alimentos como el chocolate o la cebolla y, los más peligrosos, los plaguicidas como matarratas o molusquicidas (matacaracoles).

La mejor prevención para evitar las intoxicaciones es guardar estos productos en armarios altos o cerrados con llave, y nunca administrar al perro un medicamento que no haya prescrito su veterinario, o un alimento que no estemos seguros que puede comer.

 

  • Electrocución e ingestión de objetos. Hemos agrupado estos dos tipos de accidente que, en principio, no tienen nada que ver, porque ambos suelen afectar a perros “aspiradora” o “basurillas”, que se van comiendo todo lo que se pone a su alcance. A veces, se tragan trocitos de juguetes o piedras que provocan obstrucciones intestinales que sólo pueden solventarse mediante cirugía.

Generalmente, los perros que se electrocutan lo hacen porque han mordido algún cable. Las electrocuciones son muy graves y muchas veces acaban con la muerte del animal, no siempre de forma inmediata, sino que también puede ser durante los siguientes días como consecuencia de los daños producidos en los órganos internos.

Para evitar estos accidentes, debemos retirar cualquier juguete roto, no enseñar a nuestra mascota a jugar con piedras ni otros objetos, tener la basura con tapa y esconder los cables detrás de los muebles para evitar que los mordisqueen.

 

  • Caídas. Aunque no es demasiado frecuente, no son inusitados los casos de perros que se caen por el balcón. Algunas veces ello es debido a que no ha calculado bien un salto, mientras que otras veces se debe a que la emoción de ver a su dueño en la calle es tal, que el perro que está en el balcón no puede evitar saltar para llegar hasta él. Lo mejor para evitar estas situaciones es poner mallas protectoras que eviten cualquier tipo de caída.

 

 

 

Ya fuera del hogar, existen otros muchos peligros para nuestros canes.

  • Atropello. Son mucho más frecuente de lo que creemos. Un perro asustado o excitado que vaya suelto por una zona por la que circulen coches es candidato a ser atropellado. Para evitarlo, lo ideal es no soltar nunca a nuestros animales en zonas en las que haya tráfico; especialmente en momentos en los que el animal esté asustado o muy excitado.

 

  • Golpe de calor. La llegada del verano siempre está acompañada de noticias de perros muertos por golpe de calor dentro de coches. Es un clásico, pero el coche no es el único sitio en el que un perro puede sufrir un golpe de calor, también pueden padecerlo en sitios pequeños, en zonas con poca ventilación, en terrazas al sol, etc.

Nunca podemos olvidar que los perros siempre han de tener acceso al agua y a la sombra, y que no debemos dejarlos encerrados en espacios pequeños como coches o remolques. Estas sencillas indicaciones pueden salvar a nuestra mascota de la muerte.

 

  • Reacciones alérgicas. Es muy frecuente que, paseando por el parque o por el campo, nuestro perro sea picado por insectos como avispas o abejas, y que sufra una reacción alérgica a su picadura, que frecuentemente se solucionará con una inyección del veterinario.

También es posible que el perro se acerque demasiado, o que incluso llegue a lamer, una procesionaria, lo cual provocará inmediatamente una intensa reacción alérgica que comenzará a hinchar su cara y lengua, pudiendo incluso provocar la asfixia del perro. En este caso, para desactivar la toxina que la oruga produce, es muy importante lavar con agua caliente la zona que ha estado en contacto con ella, y acudir inmediatamente al veterinario para evitar males mayores.

 

Tras este resumen de los accidentes más comunes en perros, esperamos que ahora seas capaz de prevenirlos y que tu mascota viva feliz muchos años. Pero sobre todo, si la prevención no es suficiente y el accidente ocurre, lleva a tu perro al veterinario.

 
Sobre el Autor: Carla Soler

Foto autor
Licenciada en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza. Veterinaria y profesora de la Escuela de Veterinaria de MasterD
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)