Formación Veterinaria »
 
Imagen Noticia

Enfermedades en los gatos: Urolitiasis

 

La urolitiasis es la presencia de cálculos en la vía urinaria (riñones, uréteres y vejiga) que son capaces de provocar dolor en la micción, obstrucción e incluso hemorragia o infección.

 

Esos cálculos son cúmulos policristalinos formados por la aglomeración y cristalización de minerales y una matriz orgánica, se componen de sustancias normales de la orina que, por diferentes razones, se concentran y solidifican formando fragmentos de tamaño variable, suele ser producto de la interacción de varias anomalías orgánicas. Prácticamente el 80% de los casos serán debidos a urolitos de estruvita (fosfato de amonio y magnesio) y oxalato.

 

Se pueden localizar a cualquier nivel de las vías urinarias, aunque normalmente suelen estar en la vejiga y en la uretra. Cuando se encuentran en el tracto urinario alto, se puede intentar solucionar por medio de la administración de fluidos, diuréticos (manitol) y analgesia, de manera que los fragmentos sean arrastrados y puedan intentar salir por la vejiga. No obstante, si el paciente presenta una obstrucción completa, seguramente será necesaria una intervención quirúrgica para eliminarlo.

 

Las urolitiasis del tracto urinario inferior se suele producir en gatos machos y provoca obstrucciones a nivel de la uretra peneana que se manifiestan en polaquiuria, estranguria y/o hematuria, pero a excepción de los cuadros de obstrucción completa de la vía excretora, no supone una amenaza vital. Los síntomas agudos más comunes son vómitos, letargia, dolor y/o distensión abdominal, aunque hay casos asintomáticos. Se puede intentar solucionar empleando sedación, pues relaja los músculos y permite el sondaje por parte de personal sanitario para facilitar la expulsión. Ahora bien, si esto no es posible, se tendrá que recurrir a una cistotomía o una uretrostomia.

 

La urolitiasis puede diagnosticarse mediante una radiografía o una ecografía, seguidas de un urianalisis para determinar el tipo de urolito y su tamaño, lo que nos permitirá saber si podrá ser expulsado o si, por el contrario, provocará obstrucciones que requerirán de intervención quirúrgica.

 

El gato con cristales en la orina que es capaz de expulsarlos, puede presentar comportamientos anómalos, como miccionar fuera de su arenero y tener una orina brillante (a causa de los cristales) y acompañada de un poco de sangre.

 

Para disminuir la saturación de la orina hay que aumentar el volumen urinario. Los gatos, por norma general, no suelen beber mucha agua por lo que es necesario estimularlos poniendo varios cuencos (los de cerámica mantienen el agua fría por más tiempo en verano) con agua limpia y fresca a su alcance, a poder ser, de mineralización débil. También es recomendable el uso de una fuente para el agua, que venden en la mayoría de los establecimientos para mascotas, ya que sueles llamarle la atención el agua corriente.

 

 

En lo que a nutrición respecta, conviene darles comida húmeda de vez en cuando, ya que contiene agua, pero también una dieta seca formulada para estimular la diuresis. Además, debemos alimentarlos con pienso bajo en proteínas y con las adecuada proporción de sales minerales. Hay numerosas marcas que comercializan piensos especiales que se pueden utilizar en estos casos y durante un largo periodo de tiempo. Así, por ejemplo, los piensos que se indican más abajo pertenecen a una conocida marca y son una versión especial veterinaria, formulada con un nivel bajo de magnesio y con un restringido nivel de proteínas y acidificantes que disminuyen el pH del organismo, contrarrestando la formación de oxalato de calcio y cálculos de estruvita, y protegiendo la mucosa de la vejiga.

 
Sobre el Autor: Susana María Castillo

Foto autor
Alumna del Curso superior en enfermería veterinaria general, ecuestre y exóticos
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)