Alimentos »

¿Cuántas veces necesita comer un gato?

Aunque parezca una recompensa, nunca deberemos ofrecerles comida humana

 
 
Imagen Noticia

En un  post anterior hablábamos de los alimentos prohibidos en los perros, en esta ocasión hablaremos de los alimentos de  otro de nuestros “amigos peludos”, los gatos.

 

En primer lugar, un gato NO debe comer alimentos para perros puesto que los requerimientos nutritivos del gato son diferentes a los del perro. Por ejemplo, los gatos deben tomar un aminoácido llamado taurina para que lo sintetice su organismo puesto que una dieta deficiente en este aminoácido puede provocarle una enfermedad grave del corazón.

 

Cuando un gato toma alimentos que no son aptos para él, puede sentir indigestión, producir vómitos y/o diarreas, incluso puede hacerle desarrollar alguna enfermedad.

 

Veamos cuáles son estos alimentos prohibidos:

 

  • Chocalate : el componente que hace peligroso la ingestión al gato es una metilxantina llamada teobromina. Dependiendo del tipo de chocolate puede acelerar el ritmo cardiaco, provocarle vómitos y diarreas, fallo en pulmones y riñones e incluso la muerte.

 

  • Cafeina: se encuentra en bebidas como el café, té, bebidas energéticas, píldoras dietéticas. Estimula el Sistema nervioso de los gatos, lo que le puede provocar vómitos, hiperactividad, taquicardias, e incluso la muerte.

 

  •  Uvas y pasas: provocan insuficiencia renal aguda. No es necesario que el gato tome gran cantidad ya que en pequeñas dosis también les afecta.

 

  • Pescado crudo: además, de tener el parásito anisakis, contiene una enzima que le provoca una deficiencia de la vitamina B. Esta deficiencia puede provocarle convulsiones e incluso puede llegar a estar en coma. Siempre es mejor cocinarlo.

 

  •  Xilitol: es el sustituto del azúcar, y nos lo encontramos en golosinas o repostería. Es un alimento tóxico que puede provocar liberación de insulina que le produzca una hipoglicemia. Los síntomas incluyen vómitos, falta de coordinación, letargo, convulsiones, e incluso coma. También puede acabar en una insuficiencia hepática y por último, su muerte.

 

  • Cebolla y ajo: son muy tóxicos. La cebolla contiene tiosulfato que destruye los glóbulos rojos provocando anemia hemolítica. Su ingesta puede producir vómitos y diarreas y puede provocar que músculos, órganos vitales y el cerebro no reciban el oxígeno necesario. El ajo también destruye los glóbulos rojos y su toxicidad es mayor que la de la cebolla.

 

  • Leche : el gato una vez destetado empieza a no tolerar la lactosa, por lo que no hay que darle leche ya que le puede provocar problemas gastrointestinales como diarreas o vómitos.

 

  • Aguacate: contiene persina, una sustancia grasa que puede provocar dolores estomacales, pancreatitis, e incluso, edemas pulmonares.

 

  • Frutos secos: sobre todo, las nueces de macadamia, pueden provocar dolores abdominales, vómitos, falta de coordinación motora, temblores o debilidad.

 

  • Alcohol: causa efectos sobre el hígado y el cerebro, incontinencia urinaria y una gran cantidad de alcohol puede producir la muerte del animal.

 

Además, existen otros alimentos en los que sin ser tóxicos sí que pueden resultar ser perjudiciales para la salud del gato:

 

  •  Huesos y espinas: sobre todo las de ave que se astillan fácilmente, pueden producir perforaciones, obstrucción, estreñimiento, atragantamiento o roturas de dientes.

 

  • Embutidos : por su alto contenido en grasas y sales pueden producirle hipertensión arterial, pancreatitis o daños renales.

 

  • Atún: carece de taurina, una aminoácido esencial para el correcto funcionamiento del corazón y la vista. Si no se le suministra este aminoácido puede provocarle serios problemas cardiacos.

 
Sobre el Autor: Escuela Veterinaria MasterD

Foto autor
Escuela Profesional de Veterinaria de MasterD.
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)