Cuidados animales »
 
Imagen Noticia

A todos nos gustaría que nuestro perro tuviera el pelo precioso, largo, suelto y brillante, como el de esos a los que la gente se queda mirando en la calle cuando los ve pasar. Pero como el cabello de las personas, mantener un pelo bonito en un perro conlleva un mantenimiento continuo que según la raza será más o menos costoso.

 

Vamos a comenzar con los más sencillos, los de pelo corto. Los perros de pelo corto, como el bóxer o el dálmata, no requieren unos cuidados especiales, pero sí que debemos tener en cuenta dos bases que nos servirán para estos y para cualquier otro animal: la alimentación y la higiene.

 

¿La alimentación para tener un pelo bonito? Pues sí, una correcta alimentación es la base para que el pelo crezca sano, fuerte y brillante. Las grasas que recubren el pelo y le dan brillo y protección sólo se sintetizarán correctamente si el animal obtiene de su alimento un aporte adecuado de ácidos grasos esenciales, los omega 3 de los que tanto hemos oído hablar. Por otro lado, si el animal no se alimenta bien, puede no estar lo suficientemente sano como para producir un pelo saludable, ya que gastará todos los nutrientes en funciones más esenciales como la renovación celular.

 

La higiene, el segundo de los pilares, es básica para mantener alérgenos, parásitos y bacterias a raya. Cuando pensamos en higiene lo primero que pensamos es en el baño. Pues bien, el baño es aconsejable en los perros, pero no debería hacerse más de una vez al mes, y siempre con champús específicos para perros. Existen champús de calidad que permiten baños más frecuentes sin dañar la piel y el pelo e incluso el veterinario en ocasiones puede indicar que se bañe con más asiduidad al perro.

 

Dentro de estos champús para perros hay una amplia variedad, los que llevan el acondicionador incluido, los que resaltan el pelo blanco o negro, los que aportan volumen o hidratación, y por último, los que regulan la producción de grasa o eliminan los alérgenos. Estos últimos suelen recomendarlos los veterinarios o los peluqueros caninos cuando detectan la presencia de seborrea o de pieles irritables.

 

Siguiendo con la higiene, es muy importante cepillar periódicamente a los perros para eliminar todo el pelo muerto, así como la descamación de la piel y la suciedad, elementos que pueden provocar la irritación de la piel, así como el desequilibrio de la flora bacteriana y su consiguiente colonización por bacterias patógenas. Además la prevención de parásitos externos con productos recomendados por el veterinario es primordial para que nuestro perro esté libre de garrapatas y pulgas, y también sirve para prevenir ciertas enfermedades que transmiten estos.

 

Si hablamos de razas de pelo largo como el “yorky” o el “westy” necesitamos, además de lo anterior, un peinado diario del pelo para evitar que se anude. Además, después del baño se deberá aplicar una mascarilla adecuada que nos ayude a mantener el pelo nutrido y suelto. Estos perros a los que les crece el pelo continuamente será necesario llevarlos a la peluquería canina cada cierto tiempo para que les recorten el pelo y mantener así un corte adecuado a la raza, y que además sea higiénico y más fácil de mantener.

 

Los cuidados son similares para los perros de pelo duro como el schnauzer o los de pelo rizado como el perro de aguas español, con la salvedad de que a estos últimos para peinarlos deberemos utilizar los dedos o peines de púa ancha para no deshacer sus cordones característicos.

 

Si quieres saber más sobre el cuidado del manto de los perros, pregúntanos por nuestro curso de peluquería canina.

 
Sobre el Autor: Escuela Veterinaria MasterD

Foto autor
Escuela Profesional de Veterinaria de MasterD.
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)