Cursos Veterinaria »
Compartir: 
 
Imagen Noticia

A la hora de convivir y trabajar con un caballo debemos tener en cuenta que existen una serie de necesidades básicas que debemos satisfacer para que el caballo esté sano y tenga una vida plena. Estas, pasan fundamentalmente, por una correcta alimentación, un alojamiento adaptado a sus necesidades, una interacción real y saludable con sus congéneres, un ejercicio moderado en función de su aptitud deportiva, y una atención veterinaria básica.

 

La alimentación es sin duda una de las piezas clave en la salud de un caballo. No debemos olvidar que al domesticar al caballo y convertirlo en un animal de deporte y compañía hemos variado considerablemente sus hábitos alimenticios pasando de una alimentación basada en pequeñas cantidades de hierba a los largo de todo el día a raciones pequeñas muy energéticas dos o tres veces al día. Para mantener a nuestros caballos sanos tendremos que ser exigentes a la hora de pautar su alimentación dándoles una cantidad suficiente de forraje de buena calidad y regulando las necesidades de pienso o cereal en función de la actividad deportiva que desempeñen. Es importante recordar también los suplementos, que de no estar incorporados en el pienso, habremos de aportarlos en forma de piedra de sal.

 

Los caballos de deporte generalmente viven estabulados. El tamaño de las cuadras así como el material de la cama debe ser el adecuado para proporcionarle al caballo libertad de movimientos y un espacio acolchado con material que aísle de la humedad y el frío donde pueda tumbarse en las horas de descanso.

 

Los caballos son animales sociales adaptados a vivir en manada y por esto es imprescindible que el alojamiento que destinemos a nuestros caballos disponga de zonas comunes de recreo en las cuales los caballos puedan interaccionar. Tener acceso a prados y paddocks no es solo interesante para que el caballo pueda moverse con libertad, también es imprescindible para que puedan relacionarse entre ellos y expresar su comportamiento de la forma más natural posible.

 

El caballo es un animal activo que de forma natural pasaría el día caminando mientras se alimenta, por ello, el ejercicio es imprescindible para su bienestar físico y mental. Lo ideal sería que nuestros caballos estuvieran sueltos todo el día, disfrutando de grandes extensiones de terreno donde pastar e interaccionar entre ellos. Lamentablemente esta situación no es la habitual en las instalaciones donde albergamos a nuestros caballos. Por ello debemos garantizar si nuestro caballo está alojado en una cuadra que todos los días salga a caminar, correr y pasear al aire libre. Este ejercicio puede ser desde soltarlo en una pista o prado a dar un paseo por el campo con su jinete o trabajar un rato en la pista.

 

Además no debemos olvidar una atención veterinaria adecuada, destacando las vacunaciones y desparasitaciones regulares junto con las revisiones oportunas en función de la edad del caballo como pilares clave para garantizar la salud de nuestro caballo. Conviene tener un veterinario de confianza al cual acudir en caso de tener dudas sobre la salud de nuestro caballo, sobre su alimentación o comportamiento.

 

Estas son las atenciones más importantes que precisa un caballo, pero conviene recordar que la higiene básica como el cepillado, la limpieza de cascos, el lavado de ollares y el peinado de las crines no solo es importante para mantener limpio al caballo si no que también favorece una interacción entre el cuidador y el animal estableciendo vínculos y estrechando la relación.

 

Todas estas acciones y atenciones anteriormente citadas conseguirán mantener a nuestros caballos sanos tanto física como mentalmente además de favorecer que tengan una vida plena de la cual nosotros podamos participar y disfrutar en armonía con ellos. 

 
Sobre el Autor: Escuela Veterinaria MasterD

Foto autor
Escuela Profesional de Veterinaria de MasterD.
Compartir: 
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)