900 770 020
Escuela Veterinaria MasterD »
  • Todos sabemos que el verano puede conllevar riesgos para los niños y las personas de edad avanzada, pero ¿nos habíamos planteado que también puede conllevarlos para nuestras mascotas?
 
Imagen Noticia

Todos sabemos que el verano puede conllevar riesgos para los niños y las personas de edad avanzada, pero ¿nos habíamos planteado que también puede conllevarlos para nuestras mascotas? Pues sí, así es… Nuestras mascotas están acostumbradas a las comodidades de nuestros hogares, por lo que no están adaptadas a las inclemencias de un calor extremo y pueden ser mucho más vulnerables ante ello de lo que podríamos sospechar.

 

mascotas y verano

 

Ahora bien, la mayoría de los problemas que sufren nuestros animales en verano pueden ser evitados si tenemos en cuenta algunos aspectos de sentido común como los que indicamos a continuación.

 

Como norma general:

  • Asegúrate de que tu animal siempre tiene acceso a agua potable. No le dejes beber de acumulaciones de agua que pueda encontrar por la calle (algo que intentará hacer si no está suficientemente hidratado), porque es muy probable que con el calor del verano estos depósitos de agua sean estupendos caldos de cultivo para bacterias y otras cosas perjudiciales.
  • Mantén el pelo del animal limpio y peinado porque el pelaje enmarañado ayuda a mantener el calor, mientras que el pelo que no está enredado hace aquello para lo que está diseñado: aislar de la temperatura exterior.
  • Si estás pensando en viajar en tren, avión, autobús o barco, debes informarte con antelación de las exigencias de cada compañía para viajar con mascotas. No lo dejes para el último momento porque podría suceder que no queden plazas para mascotas, que la compañía con la que quieres viajar no acepte animales o que no te guste el modo en que esa compañía en particular trata a las mascotas, etc.

 

mascotas y verano

 

Sé especialmente cuidadoso con lo siguiente:

  • Nunca dejes a tu mascota sola en el coche. Es posible que no hiciera calor mientras conducías con las ventanas abiertas o que haga buen tiempo en el exterior… Pero un coche parado al sol puede convertirse en un horno en cuestión de minutos y alcanzar temperaturas de más de 50 grados. Y no, dejar una ventana un poco abierta no basta…
  • No saques a tu animal de casa los días que haya mucha humedad pero, si tiene que salir, impide que haga grandes esfuerzos porque la humedad bloquea el mecanismo natural de nuestros amigos para eliminar el calor. Ten especial cuidado con los animales jóvenes, ancianos y enfermos, porque presentan mayor problema a la hora de regular su temperatura corporal. También debes ser cuidadoso con los perros de nariz chata, como el pekinés, el bulldog y los braquiocefálicos en general, porque tienen una reducida capacidad de entrada de aire y, por lo tanto, una menor capacidad de gestión de la temperatura.
  • Tomar el sol no es bueno para los animales. Aunque no lo parezca, ellos también pueden quemarse con el sol, especialmente si tienen un color claro de pelo y de piel.
  • Si crees que tu mascota ha sufrido un  golpe de calor, no lo dejes estar porque puede ser mortal. Llama inmediatamente al veterinario y, mientras tanto, ponle paños mojados con agua fresca en todas las partes del cuerpo que no estén cubiertas de pelo.

 

En general, no dejes a tus amigos sin supervisión en lugares que entrañen cierto peligro (piscinas, mar, etc.) pero, por lo demás, ¡disfruta de tu verano con tu mascota!

 
Sobre el Autor: Escuela Veterinaria MasterD

Foto autor
Escuela Profesional de Veterinaria de MasterD.
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Sitio Web     Mensaje (*)