ESPECIES EN EXTINCIÓN »
 
Imagen Noticia

El quebrantahuesos es un ave accipitriforme de la familia de los accipitradae. Se trata de un buitre bastante diferente del resto de  los buitres, puesto que tiene la cabeza recubierta de plumas ya que no introduce la cabeza y el cuello en los cuerpos de los animales muertos para alimentarse.

 

El quebrantahuesos es un ave carroñera esteófaga, es decir, su alimentación está especializada en restos óseos, siendo la única ave que se alimenta exclusivamente de huesos. De hecho, el nombre de quebrantahuesos viene de la técnica que utiliza para alimentarse que consiste en remontar huesos y caparazones hasta grandes alturas y de ahí soltarlos para que se partan contra las rocas, denominados “rompederos” y después comérselos. Esta técnica no la utiliza para comerse únicamente el tuétano, como se pueda creer, sino que lo hace para partir el hueso en trozos más pequeños, pudiendo ingerirlos de hasta 20 cm. de longitud.

 

Su principal fuente de alimento, aproximadamente el 75%, se basa en los huesos que obtienen de los animales ungulados salvajes y del ganado doméstico; el resto de su alimentación lo componen pellejos y restos de carne. También puede comer ratones y pequeños lagartos.

 

Posee alas largas y estrechas, variando su envergadura entre los 2,75 y 3 metros. Su cola tiene forma de rombo y la cabeza está recubierta de plumas.

 

El color del plumaje varía a lo largo de su vida:

*      Menores de 1 año: tienen cabeza y cuello de color negro, pardo claro en el vientre y marrón-gris en pecho y vientre. Su espalda tiene un escudo dorsal de pelaje blanco en forma de V.

*      Entre 1 y 3 años: la cabeza y el cuello sigue siendo negro, pero las plumas de la cara y el vientre empiezan a blanquear. El escudo de la espalda se va difuminando. Aparecen las plumas nuevas redondeadas y más cortas.

*      Entre 3 y 6 años: la cabeza se vuelve más clara, el cuello empieza a sustituirse por marrones y luego amarillentas.

*      Adulto, mayores de 6 años: Tienen la cola y las alas más afiladas. Cabeza y cuello de color naranja. Las alas y cola son grises y el dorso es pardo oscuro.

 

Reproducción

Las parejas de quebrantahuesos se forman al principio de la madurez y se mantienen el resto de la vida. De carácter sedentario, cada año se reproducen en un único nido. El ciclo reproductor comienza con la prepuesta entre los meses de septiembre a noviembre, entre diciembre y febrero se realiza la puesta. Ambos padres se irán turnando para incubar los huevos durante estos meses, generalmente tienen 1 ó 2 huevos. Entre marzo y agosto se produce la crianza de los polluelos. La edad media en la que el polluelo abandona el nido es a los 120 días.

 

Comunicación

No es muy habitual que el quebrantahuesos emita sonidos, si se ve amenazado puede realizar un pequeño silbido, aunque normalmente suelen comunicarse con los ojos y con el plumaje de la cabeza.

 

Estatus poblacional

Se trata de una especie que se encuentra amenazada en bastantes zonas, dentro del continente europeo se encuentra amenazado. A nivel mundial se encuentra como “casi amenazada” en la Lista Roja de la IUCN y “en peligro de extinción” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

En España, se pueden observar en la cordillera Cantábrica gracias a la reintroducción de ejemplares del Pirineo aragonés y en los Pirineos.

 

Amenazas

La principal amenaza a la que se encuentra el quebrantahuesos está asociada a la muerte por envenenamiento. Afecta principalmente a las aves adultas.

La muerte por electrocución por causa de los tendidos eléctricos y aerogeneradores de los parques eólicos, es la segunda causa de muerte

La pérdida de su hábitat, así como la caza ilegal y la reducción de los recursos alimenticios influyen también en la reducción de esta especie.

 

Recuperación

La monitorización de la población española del quebrantahuesos ha permitido conocer las causas de mortalidad.

Además, en 2014, 13 comunidades autónomas firmaron un protocolo para la recuperación del quebrantahuesos en España.

Sin embargo, estas aves están decreciendo años tras año. En nuestra mano está que frenemos este descenso.

 
Sobre el Autor: Escuela Veterinaria MasterD

Foto autor
Escuela Profesional de Veterinaria de MasterD.
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)