Cursos de Veterinaria »
Compartir: 
 
Imagen Noticia

¿Sabías que, según una encuesta de Fundación Affinity, uno de cada cuatro españoles se ha planteado regalar una mascota por Navidad?
 

Es época de celebración y alegría; de reunirse con familia y amigos para celebrar que, un año más, seguimos juntos. Pero no todo es bueno Navidad, y es que una de las cosas más significativas de esta época es la cantidad de animales que se regalan con motivo de las fiestas. Y esto, aunque sea un acto bienintencionado, trae consigo una serie de problemas.
 

En primer lugar no debemos olvidar que una mascota es un ser vivo, no un objeto. Quizá la persona a la que se la otorgamos (la mayoría de veces un niño) no está preparada para asumir ese reto. Nadie puede negar que decidir adoptar un nuevo miembro en la familia requiere responsabilidades: microchip, vacunas, comida, paseos, objetos de aseo... Muchos peques que reciben un animalito están listos para quererlo con todo su ser, pero no para cuidarlo de la mejor manera posible. Esto hace que muchas veces el peso del mantenimiento de la mascota recaiga en los adultos.
 

Además de esto, hay que tener en cuenta que nuestro amigo de cuatro patas va a tener una vida bastante larga. A veces nos centramos en el momento de la adopción y la ilusión hace que nos olvidemos del resto. Esto, en el peor de los casos, termina en un abandono cuando la mascota crece. Según un estudio de Affinity, uno de los principales motivos de abandono animal es la pérdida de interés en el mismo. Lo que en enero era genial en julio ya no lo es tanto…
 

Y si aún no lo tienes claro, déjame ponerte un ejemplo propio. Cuando cumplí once años, mi hermano sin pretenderlo hizo conmigo un experimento. Decidió hacerme dos regalos: un objeto (unos pantalones) y un animal (un gatito al que llamé Odi). Si hacía frío yo tenía que estar pendiente de que el gato estuviese bien; a  los pantalones no les afectaba. Si el gatito pasaba hambre tenía que ir a comprarle pienso; los pantalones no necesitaban comida… En conclusión, Odi me dio mucho más trabajo que los pantalones. Pero también me dio muchas más alegrías, diversión, juegos y amor que cualquier otro regalo de cumpleaños.
 

Tenemos que ser conscientes de qué regalamos en estas fechas y a quién. No olvidemos que nosotros estaremos con el animal un periodo de nuestra vida, pero lo ideal es que él pase toda su vida con nosotros. Nos necesitan, y si estamos a la altura, nos devolverán todo lo que hacemos por ellos e incluso más. Son los mejores compañeros del mundo.

 
Sobre el Autor: Cristina Barrera

Foto autor
Bióloga y alumna del Máster en enfermería veterinaria general, ecuestre y exóticos de la Escuela de Veterinaria de MasterD
Compartir: 
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)