CURSOS VETERINARIA »
  • Se acerca el día de las madres y es una ocasión fantástica para hablar un poco sobre las del reino animal. Y, ¿qué puede haber más maternal que la lactancia?
  • Formación de Veterinaria en España
Compartir: 
 
Lactancia en el reino animal

DIA DE LA MADRE EN EL REINO ANIMAL

 

Se acerca el día de las madres y es una ocasión fantástica para hablar un poco sobre las del reino animal. Y, ¿qué puede haber más maternal que la lactancia?

 

Tras el parto, es primordial que la cría reciba de su madre tanto el calostro como la leche. La diferencia entre uno y otro es su composición: mientras que la leche tiene un mayor contenido en lactosa, el calostro, además de ser exclusivamente el primer flujo mamario, es rico en otros componentes como vitaminas, sodio, calcio, hierro e inmunoglobulinas (esenciales para la inmunidad del recién nacido).

 

 

La duración de la lactancia varía en función de la especie de la que hablemos. Algunas mamás proporcionan leche a sus crías durante 4 o 5 días (como es el caso de diversos roedores) mientras que otras las amamantan hasta 4 años (tratándose de especies de gran tamaño, como el elefante). No obstante, aproximadamente la mitad de los periodos de lactancia se pueden acotar entre uno y cuatro meses.

 

 

 A medida que el tiempo pasa y la cría crece, la composición de la leche varía adaptándose a las necesidades cambiantes del pequeño. Por lo general, conforme el cachorro va creciendo, el porcentaje de lactosa disminuye a la vez que aumenta el de proteínas y ácidos grasos. No obstante, en animales que tienen un periodo prolongado de lactancia el contenido en grasa es mayor que en animales de lactancia más breve. Pero no sólo influye el tiempo, sino también el carácter migratorio de la especie. Esto es algo que se aprecia fácilmente en mamíferos marinos.

  

 

En el caso de odontocetos (delfines, orcas…) la lactancia puede durar incluso dos años y el contenido en grasa de la leche es más bien bajo. Sin embargo, cuando se trata de misticetos como pueden ser las ballenas barbadas, su conducta migratoria da lugar a que el contenido en grasa sea incluso de un 50%, y la lactancia no dura más de unos 10 meses.

 

  

En fócidos, por ejemplo focas y elefantes marinos, generalmente la madre no se aleja de la cría hasta que ésta deja de mamar, periodo durante el cual no come. Por tanto, la duración de la lactancia debe ser breve y la leche será rica en grasa, para beneficio de ambos.

  En general, las especies migratorias suelen tener una lactancia más corta y producen leche con mayor contenido en grasa, algo comprensible teniendo en cuenta el gran gasto de energía que conlleva el desplazamiento. En especies no migratorias, ocurre al contrario. Está claro que cada mamá sabe lo que más le conviene a su pequeño.

 
Sobre el Autor: Cristina Barrera

Foto autor
Bióloga y alumna del Máster en enfermería veterinaria general, ecuestre y exóticos de la Escuela de Veterinaria de MasterD
Compartir: 
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)