CURSOS DE ZOOLÓGICOS »
Compartir: 
 
Animales venenosos Australia

ANIMALES VENENOSOS DE AUSTRALIA

 

Todos hemos escuchado hablar de la belleza de los paisajes australianos y de la fauna que albergan. Pero, lo cierto es que allí habitan muchísimos seres vivos preciosos y peligrosos a partes iguales. Si tienes pensado visitar Australia y quieres saber a qué animal no acercarte, o si  simplemente tienes curiosidad, sigue leyendo.

El mar es un lugar lleno de toda clase de vida, desde animales inofensivos hasta criaturas tan venenosas que podrían matar a varias personas de una vez. Este es el caso de la avispa de mar (Chironex fleckeri). Es difícil notar su presencia debido a sus largos tentáculos, que pueden medir más de dos metros. Su picadura es capaz de matar a una persona en menos de tres minutos, no por menos se considera el animal más peligroso del planeta. Otro rasgo que las hace llamativas es que se vuelven más venenosas a medida que pasa el tiempo.

 

Avispa de mar  (Chironex fleckeri)

 

Y si creías que esta medusa es el único peligro que acecha la costa australiana, te equivocas. El pulpo mayor de anillas azules (Hapalochlaena lunulata) no mide más de 10 centímetros, pero posee un veneno que puede paralizar a unas 8 personas. En los casos más extremos, dicho veneno provoca una contracción rígida de los músculos respiratorios, dando lugar a la muerte por asfixia. Además, su toxina no afecta de ningún modo a la percepción de sus víctimas, por lo que éstas son plenamente conscientes de sus efectos.

Este tipo de animales de coloración tan llamativa se denominan aposemáticos. Con sus tonos brillantes y vivos lanzan un mensaje muy claro: son venenosos. No les hace falta pasar desapercibidos ya que, cualquiera que se atreva a perturbarlos, sufrirá las consecuencias.

 

Pulpo mayor de anillas azules (Hapalochlaena lunulata)

 

Pero el riesgo no solo se halla en el mar, sino también en la tierra. La víbora de la muerte (Acanthophis antarcticus) a menudo se encuentra en el este y sur de Oceanía. Es de color negro y eso, sumado a que suele enterrarse en el suelo, dificulta notar su presencia. Además, permanece totalmente inmóvil hasta que se decide a llevar a cabo su ataque que dura, literalmente, menos de medio segundo. Su veneno es neurotóxico y con efecto paralizante, siendo capaz de acabar con una vida humana en menos de 10 horas con tan sólo una mordedura.

Víbora de la muerte (Acanthophis antarcticus)

 

El hecho de que existan este tipo de animales nos deja claro que la naturaleza es capaz de hacer cosas increíbles. Debemos que entenderlos como lo que son: criaturas con mecanismos de defensa impresionantes que merecen nuestro más absoluto respeto y admiración.

 
Sobre el Autor: Cristina Barrera

Foto autor
Bióloga y alumna del Máster en enfermería veterinaria general, ecuestre y exóticos de la Escuela de Veterinaria de MasterD
Compartir: 
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)