Vaca de la India »
Compartir: 
 
Vaca de la India

La vaca ha sido sagrada para los hindúes desde la antigüedad; un símbolo de la estrecha unión entre los seres humanos y los animales que sigue existiendo a día de hoy en la India. En este país estos animales gozan de una protección que puede producir una gran extrañeza entre aquellos occidentales que no están imbuidos de la cultura india. Si no es tu caso, amigo bloguero, quizá te resulte sorprendente leer estos cinco puntos que hemos seleccionados para resaltar la manera en que los hindúes demuestran su extraordinaria entrega a las vacas.

 

Algunos aspectos te resultarán familiares, pero otros seguro que te sorprenderán, y mucho. Ten en cuenta, no obstante, que un hindú se quedaría igualmente sorprendido si se enterara de que en el mundo occidental no tratamos a las vacas de la misma manera que ellos; bien pensado, resulta lógico ¿no?

 

1. Está prohibido por ley matar vacas

Esto no es muy sorprendente, pero quizá sí te extrañe saber que quien se atreva a ello se enfrentará a penas de prisión de hasta 5 años. Es por ello que las vacas causan el caos en las calles, pues se desplazan sin ser molestadas, incluso por las avenidas más céntricas de las grandes ciudades. De hecho, aunque no es imposible que se vean envueltas en accidentes de tráfico, en realidad es algo insólito, pues pocos son los conductores indios que se arriesgarían a dañar a las vacas y pasar cinco años en la cárcel.

 

También está prohibido exportar ganado bovino desde la India a otros países con la intención de que sea sacrificado, lo que tiene como resultado que muchos recurran al contrabando. Hasta tal punto es así que cada año la policía inmoviliza en la frontera con Bangladesh unos dos millones de vacas enviadas a ese país desde la India para sacrificarlas, mientras que en la última década se ha detenido en torno a un millar de traficantes.

 

 

2. Las vacas tienen su propia festividad

El Gopastami se celebra cada año en el octavo día de la quincena luminosa del mes lunar Kartika. Con esta celebración se honra el aniversario del día en que el dios Krisna y su hermano mayor se convirtieron en pastores. Y, por supuesto, las vacas se comportan ese día tan honrosamente como cabría esperar: se bañan, se arreglan y van a los templos donde se las colma de honores y regalos.

 

 

3. La India tiene un Ministro de Vacas

No obstante, la vida moderna plantea una gran cantidad de riesgos para las vacas; entre otros riesgos, como acabamos de comentar, muchas de ellas son transportadas a otros países para ser sacrificadas. De hecho, hoy quedan en la India solamente 38 especies de vaca, mientras que en el pasado había en torno a 100.

 

Por esa razón, en octubre de 2014 Otaram Dewasi se convirtió en el primer ministro en la historia del país, y posiblemente del mundo, con la misión de proteger a este animal sagrado frente a la amenaza de la modernidad. Eso sí la potestad de Dewasi no se extiende a toda la India, sino que está limitada al estado de Rajastán; no obstante, se trata de una iniciativa que solo se podría producir en suelo indio.

 

4. Se atribuyen propiedades terapéuticas a la orina de vaca…

Desde hace más de 3000 años los yoguis indios han dado muestras de su interés por la orina de las vacas… Sí, la orina… Pues creen que es un biopotenciador del organismo humano, que purifica el cuerpo, es anticancerígena y ayuda a controlar el envejecimiento eliminando las células muertas y reparando el ADN dañado.

 

5. Las vacas se casan… Entre sí o con seres humanos…

Es absurdo hablar del matrimonio vacuno incluso aunque la novia y el novio sean de la misma especie, pero… ¡en la India se han registrado también casos de matrimonios entre vacas y seres humanos!

 

El matrimonio entre bovinos es parte de una devoción tradicional pero el matrimonio de estos animales con seres humanos se debe a razones más que equivocadas… (tanto para la perspectiva de los occidentales, como para la de la mayoría de los hindúes).

 

Se trata de casos aislados, pero se siguen produciendo. Así, por ejemplo, en junio de 2010 un joven de 18 años fue obligado a casarse con una vaca tras confesar que esta le había conquistado y que se sentía atraído por ella. En otra ocasión, en noviembre de 2013, un hombre consideró que su mejor opción era casarse con una vaca porque había agotado, sin éxito, todas las posibilidades de encontrar una compañera humana. De hecho, grabó en vídeo su matrimonio con el sagrado cuadrúpedo para poder recordar la ceremonia a lo largo de los años.

 

En definitiva, queda claro que la divinidad de las vacas para los hindúes no es simplemente un acto folclórico o tradicional, sino que está a la orden del día y tiene grandes implicaciones.

 
Sobre el Autor: Escuela Veterinaria MasterD

Foto autor
Escuela Profesional de Veterinaria de MasterD.
Compartir: 
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)