Veterinaria »
 
Imagen Noticia

En los últimos años, la concienciación frente al bienestar animal ha aumentado exponencialmente en el mundo occidental y esto ha traído consigo que muchas personas elijan el vegetarianismo y/o el veganismo en su dieta diaria. Aunque estas opciones alimentarias existen desde hace décadas, todavía hay muchas personas que no tienen clara la diferencia.

Una persona vegetariana no come carne ni pescado de ningún tipo, no come nada que implique la muerte de un animal. Una persona vegana no consume nada que tenga origen animal, es decir, los huevos y los lácteos, que sí consume un vegetariano, también están excluidos de su dieta. Incluso rechazan cosméticos testados en animales y, en algunos casos,prendas de vestir realizadas con cuero o pelo.

 

Alternativa a vegetarianos y veganos

Y las personas que amamos a los animales pero no queremos o no podemos prescindir de la carne en nuestra dieta… ¿no podemos hacer nada para mejorar el bienestar animal?

¡Claro que podemos!

Para entender esta otra alternativa más sencilla de seguir y que implica menos sacrificios personales, hemos de explicar los dos sistemas de producción de carne que existen.

El sistema tradicional es el que se seguía antiguamente, aunque todavía persiste en algunas zonas, al que llamamos ganadería extensiva. En este sistema los animales se reproducen y crecen en semilibertad, acompañados de un pastor en los campos y los montes o en amplios corrales, en el caso de las aves. Se alimentan de lo que la tierra les provee, y el ganadero sólo les proporciona alimento en épocas de escasez. Los animales criados en la ganadería tradicional crecen libres, sanos y felices.

 

Carla Soler Pallás

Veterinaria clínica y Profesora de la Escuela de Veterinaria MasterD

 

Consumo de carne responsable

En el sistema actual de ganadería, el sistema intensivo, las ganaderías se han convertido enfábricas de carne, leche o huevos. Los animales viven encerrados en pequeños corrales o jaulas, hacinados, alimentados con piensos concentrados que garantizan un rápido engorde y la máxima producción, con nulo o muy escaso bienestar, a pesar de todas las normativas desarrolladas en los últimos años.

Si queremos comer carne, es inevitable el sacrificio animal. Ahora bien,eligiendo carne, leche o huevos procedentes de la ganadería tradicional nos aseguramos de que, por lo menos, esos animales han tenido una vida más digna y feliz. Y nosotros también salimos beneficiados porque estos alimentos son más sanos y tienen mejor sabor.

Si te preocupan los animales, elige la opción que mejor se adapte a ti.

 
Sobre el Autor: Carla Soler

Foto autor
Licenciada en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza. Veterinaria y profesora de la Escuela de Veterinaria de MasterD
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)